corte de pilares apeados mediante hilo diamantado

CORTE DE PILARES APEADOS MEDIANTE HILO DIAMANTADO

A menudo en edificación, hay requerimientos arquitectónicos que precisan de un estudio exhaustivo de diferentes sistemas estructurales para cumplir con las exigencias de proyecto. Es el caso de este edificio residencial situado en el barrio de l’Eixample de la ciudad de Barcelona.

Se trata de una obra de rehabilitación integral para adecuar sus estancias a viviendas de alto estanding donde el arquitecto nos propuso el reto de convertir parte de la planta baja en un espacio diáfano. La edificación consta en la actualidad de planta sótano, planta baja, ocho plantas piso y cubierta.

El proyecto de reforma contemplaba entre otras actuaciones, la eliminación por completo de la planta baja y su posterior ejecución con forjado de losa maciza de hormigón armado.

Pero sin lugar a dudas, la actuación que supuso el mayor reto a los ingenieros de NOLAC Enginyers, fue el apeo de todo el edificio en planta primera y el posterior corte de los pilares que se encargaban de conformar el sistema estructural, alterando así el propio comportamiento de un edificio diseñado siguiendo otras directrices.

Para conseguir este hito, se calcularon vigas metálicas de 1 m de canto que cubrían la luz entre medianeras (aprox. 12 m). Estas vigas disponen de collarines de altura hasta 1.8 m que abrazan los pilares apeados, consiguiendo ceder la carga progresivamente sobre éstas que, a su vez, descansan sobre pilares metálicos apoyados en el muro de contención.

El corte de los pilares se realizó mediante hilo diamantado. Este método permite la realización de cortes precisos en hormigón armado de cualquier tipo de espesor mediante un sistema de poleas por donde circula un hilo con perlas de diamante que es el que realiza el corte.

Para supervisar el comportamiento del edificio durante esta complicada tarea, se instalaron elementos de control que permitían evaluar el descenso de la estructura en cada uno de los procesos de corte de los diferentes pilares.

NOLAC Enginyers calculó los descensos previstos de las vigas de gran canto, teniendo una disparidad de 2 mm entre los cálculos realizados y el descenso real de la estructura ejecutada. Sin lugar a duda, todo un logro que nos llenó de orgullo por realizar un trabajo de tanta precisión con un margen entre realidad y cálculos tan bajo.

A día de hoy, conservamos un trozo de aquel hilo de diamante usado para el corte del pilar P17, mostrado con orgullo en nuestro particular museo de variedades ubicado en la sala de reuniones principal.