Estabilización de fachadas en Barcelona

Industrialización en la estabilización de fachadas en Barcelona

Ejemplo: C/ París, 192-198 esquina c/ Enrique Granados

El continuado interés del Ayuntamiento y la Comisión del Eixample en la conservación de las fachadas de la ciudad en el momento de construcción de un nuevo edificio, ha conllevado la aparición y posterior evolución de los sistemas de estabilización de fachadas.

Con unos inicios basados en la estructura metálica y la estabilización interior, con cimentación mediante micropilotes para habilitar la ejecución de sótanos, se ha evolucionado a sistemas tipo mecano. Este tipo de sistema, basado en el ensamblaje de piezas atornilladas, ha permitido la aparición de empresas especializadas en el alquiler de este tipo de material. De esta forma se ha conseguido una reducción de costes y plazo, al mismo tiempo que una mayor sostenibilidad para la reutilización del material.

El siguiente reto era la cimentación de esas estructuras de estabilización de fachadas. Inicialmente  se ejecutan mediante micropilotes, siendo rápidamente sustituidos por dados de hormigón al habilitar el Ayuntamiento la ocupación temporal de las aceras en fase de construcción. Este sistema ya supone un gran adelanto debido a su ejecución externa pero presenta un gran problema en su retirada. Es complicado derribar dados de hormigón que fácilmente llegan a las 40 Tn.

Tanto la estructura de estabilización, como su correspondiente cimentación, se sitúan en el exterior del edificio, permitiendo su montaje previo al derribo y liberando todo el edificio a derribar.

Anteriormente, la negativa del Ayuntamiento a la estabilización exterior, obligaba a ejecutar micropilotes en el interior del edificio sin derribar, la ejecución también de la estabilización por el interior del edificio con la complejidad que representa y, por último, obligaba a un derribo selectivo, respetando, por no decir esquivando, la estructura interior de estabilización.

Afortunadamente, a día de hoy se habilitan las estabilizaciones exteriores, quedando un último reto que es la resolución de los dados temporales de cimentación para las estructuras metálicas que soportan la fachada en fase de ejecución.

Para el caso ejemplar que desarrollamos a continuación, fue clave la intervención de la promotora La Llave de Oro, representada en esta obra por Albert Pons, Arquitecto Técnico. Albert Pons coordinó diferentes sistemas de trabajo entre i-externa, representado por Pablo García, Estructuras Magran representadas por José Manuel Muñoz y el equipo de Nolac Enginyers, representado en esta caso por Jordi Lacambra.

La dirección de trabajo apuntaba a un tipo de cimentación que se acercara a la industrialización. La opción final consistió en la ejecución de dados prefabricados que, ensamblados uno a uno, confieren un comportamiento monolítico y resuelven la cimentación. Al mismo tiempo, el sistema diseñado por Nolac Enginyers permite su desmontaje y reaprovechamiento posterior.

Os animamos a todos a que visitéis la obra. Actualmente se encuentra en fase de edificio derribado y fachada estabilizada. En breve se inician los trabajos de contención con los que, en las sucesivas semanas, será aún de mayor interés la visita por encontrarse la fachada estabilizada y los dos sótanos, que define el proyecto, excavados. Proyecto de la Llave de Oro realizado por los arquitectos Jordi Pons Carrió y Dídac Marsà Visay.

¡¡¡Animaros a pasar por c/ París esquina c/ Enrique Granados!!!

Estabilización de fachadas en Barcelona
Industrialización en la estabilización de fachadas en Barcelona
Industrialización en la estabilización de fachadas en Barcelona
Industrialización en la estabilización de fachadas en Barcelona
Industrialización en la estabilización de fachadas en Barcelona