solución de muro descendente

SOLUCIÓN DE MURO DESCENDENTE CUANDO EL MURO PANTALLA SE INTERRUMPE POR LA PRESENCIA DE TERRENO ROCOSO

En determinadas obras nos encontramos con un terreno formado por una primera capa excavable pero no autoestable, bajo la cual emerge un terreno rocoso de elevada dureza. Cuando la roca se encuentra a una profundidad de un orden de magnitud de dos o tres sótanos, se complica considerablemente la solución de muro pantalla.

En estos casos, la solución óptima consiste en ejecutar un muro pantalla hasta el estrato rocoso para posteriormente, tratarlo como muro descendente en base a la profundidad ejecutada, siendo el proceso constructivo el definido a continuación.

Inicialmente, se construye el muro pantalla desde la superficie, intentando profundizar al máximo dentro del primer tramo del sustrato rocoso. 

Es bastante habitual que el sustrato rocoso aflore a distintas alturas dentro de un mismo solar, por lo que, previamente al inicio de los trabajos de excavación, se hace necesario hacer un levantamiento gráfico de los alzados de los muros ejecutados como muro pantalla. Una vez se dispone del alzado de los muros, se establece por familias las distintas tipologías de muro a calcular como muro descendente con unas fases de excavación comprendidas entre los 2,5 y 3 metros y se calculan los distintos niveles de anclaje en el terreno en función de la modulación de pantallas empleada.

A continuación, y una vez calculado, se inicia el proceso de excavación con plataformas coincidentes con los niveles de anclaje diseñados, hasta la aparición de la roca en la más corta de las pantallas ejecutadas. A partir de aquí, se inicia un proceso siguiendo un patrón de damero para ir ejecutando damas de aproximadamente 3 x 3 metros ancladas una a una al terreno, completando mediante este proceso el total de la excavación. 

Finalmente, en la base de la última dama se ejecuta la zapata correspondiente, que será la encargada de transmitir las cargas verticales al terreno en fase definitiva.